Terapia Individual

TERAPIA FOCALIZADA EN LA EMOCIÓN

La TFE es un modelo de intervención terapéutica estructurada, creado en los años ochenta por Sue Johnson y Les Greenberg, que sostiene que las emociones tienen un potencial adaptativo innato que, si es activado ,puede ayudar a las/os pacientes a cambiar estados emocionales problemáticos o experiencias personales no deseadas.

Esta idea de la emoción está basada en la creencia, que ha obtenido amplio sostén empírico en la actualidad, de que la emoción, en su esencia, es un sistema innato y adaptativo que se ha desarrollado para ayudarnos a sobrevivir y vivir.

Las emociones están conectadas a nuestras necesidades más esenciales. Nos alertan rápidamente sobre situaciones importantes para nuestro bienestar. Nos preparan y guían en estas situaciones importantes, para que podamos llevar a cabo acciones que conduzcan a la concreción de nuestras necesidades.

En la TFE el mecanismo central del cambio en la psicoterapia es el procesamiento emocional y los procesos emergentes de dar sentido. Desde la perspectiva de la TFE el cambio ocurre dándole sentido a las emociones propias a través de la toma de conciencia, la expresión, regulación, reflexión y transformación de la emoción en el contexto de una relación empáticamente entonada que facilite estos procesos.

Los principios del cambio emocional son:

-Toma de conciencia: tomar conciencia de y simbolizar la experiencia emocional básica en palabras, brinda el acceso a la información adaptativa y a la tendencia a la acción que hay en la emoción. La habilidad de los pacientes para articular lo que están experimentando en su mundo interno es entonces un foco central en este tratamiento. El terapeuta trabaja para ayudarlos a acceder, tolerar y regular, así como a aceptar sus emociones. La aceptación de la experiencia emocional, como opuesta a su evitación, es el primer paso en el trabajo del darse cuenta.

-Expresión: Se ha demostrado recientemente que la expresión emocional es un aspecto único del procesamiento emocional que predice importantes modificaciones en los daños emocionales interpersonales, incluyendo el trauma (Greenberg& Malcolm 2002, Paivio & Nieuwenhuis, 2001, Paivio, Hall, Holowaty, Jellis & Tran, 2001, Foa & Jaycox, 1999).

-Regulación: El tercer principio del procesamiento emocional incluye la regulación de la emoción. Facilitar la habilidad para tolerar y regular la experiencia emocional es así otro paso importante del proceso de cambio. El poder autoaliviarse se desarrolla inicialmente por la internalización de las funciones calmantes del otro protector (Sroufe, 1996; Stern, 1985). En la TFE los terapeutas ayudan a sus clientes a contener y regular la experiencia emocional brindando un ambiente tranquilizador. Con el tiempo, esto es internalizado y ayuda a los clientes a desarrollar el auto alivio implícito, la habilidad para regular los sentimientos automáticamente sin esfuerzo deliberado.

-Reflexión: Además de reconocer las emociones y simbolizarlas en palabras, promover la ulterior reflexión sobre la experiencia emocional ayuda a la gente a encontrar el sentido de su experiencia y promueve su asimilación en la narrativa permanente del self. Lo que hacemos de nuestra experiencia emocional nos hace lo que somos. La reflexión nos ayuda a crear un muevo significado y a desarrollar una nueva narrativa para explicar la experiencia.

-Transformación: El último y probablemente más importante modo de tratar con la emoción en terapia implica la transformación de la emoción por la emoción. Esto implica específicamente la transformación de emociones desadaptativas primarias tales como el miedo y la vergüenza (Greenberg, 2002). Este principio del cambio emocional sugiere que un estado emocional desadaptativo puede ser transformado  al activar otro estado emocional más adaptativo.